Lo más importante es que las personas con influencia en las sociedades y estados tengan altura de miras y favorezcan el bienestar de las poblaciones y el desarrollo cultural, desechando los fanatismos y confrontaciones evitables.