El cambio se puede alentar, más nunca detener

Dudo exista fórmula para un equilibrio permanente entre la condición humana y la naturaleza. Tampoco creo en una sociedad perfecta. Pese a ello, creo en comunidades autónomas marginadas del modelo actual en lo económico, educativo, religioso, social y político. Compuesto por inquietos individuos que dan vida y que alimentan las semillas sembradas por pensadores, artistas y científicos que han impulsado desde su campo una nueva perspectiva de la convivencia humana, rompiendo esquemas. Contraviniendo al humano depredador de nuestros días. El cambio está en proceso, la multiplicación de sus movimientos extiende la conciencia a más gente, a más regiones. El cambio puede tropezar, mas no detenerse. Yo me he unido a él. Puebla, Mexico. Zory.